CUESTIÓN DE ESTILO Y ACTITUD

Con fotos en la sección , ¿Qué me pongo?

Las modas, hoy por hoy, se entienden como pautas generales a seguir. Líneas maestras sobre las que construir una imagen determinada por nuestras peculiaridades, potenciando nuestros puntos fuertes y diluyendo los menos apreciados. Llegados a una edad o momento de la vida, marcar las diferencias, ser originales dentro de las tendencias constituye un fin en si mismo. El peligro aparece cuando prima el todo vale escudados en la siempre peligrosa genuinidad, en la exaltación de ciertos personajes de muy dudosa procedencia y buen gusto, juego propiciado por bloggeras, analistas y demás gente de influencia en el mundo de la moda, que no dudan en ensalzar lo que para muchas no deja de ser el colmo del absurdo por no hablar de mal gusto.

Realmente vale todo pero no para todas.

Sofisticación, sorpresa, encanto, son adjetivos utilizados para asombro del lector y desgracia de aquellos que no tienen muy claro donde situar la línea de la modernidad y la estética. No nos engañemos, este mundo es susceptible de la mayor de la manipulaciones, la imagen es ante todo subjetividad, el estilo no se compra y la actitud nace del interior. A partir de ahí, conocerse es fundamental, la objetividad un don, la capacidad de discernir una virtud y sentirse bien con uno mismo, el más preciado de los objetivos.

Escribir comentario

Comentarios: 0