DEPENDIENTAS DE ÚLTIMA GENERACIÓN

Recogido con fotos en la sección, ¿Qué me pongo?

Ojeando una revista para ponerme al día sobre últimas tendencias, fondos de armario, combinaciones y permutaciones de prendas para conseguir el estatus de fashion o it girl. Términos al uso de imprescindible conocimiento y utilización. Encontré aquella fotografía acompañada de sugerentes explicaciones: una sexy combinación para levantar el pecho, controlar excesos, moldear curvas y realzar atributos.

Por fin alguien utilizaba el ingenio e incluso la ingeniería para algo útil. Me faltó tiempo para coger el coche y salir en buscar de aquel tesoro.

Intentaba descubrir mi último objeto de deseo cuando se acercó una dependienta de última generación, arreglada como quién ha tenido que salir corriendo de alguna fiesta para acudir en auxilio de las necesitadas de apuntalamiento.

Busco esa combinación que lo recoloca todo ……

Perdón, no la entiendo.

Aquellas palabras dichas en tono frío e indiferente acompañadas de una gélida mirada consiguieron templar mi agitado ánimo.

Ya lo sabrás pensé, mientras con la mejor de mis sonrisas procedía a una explicación acorde a su edad y condición.

Me fui al probador convencida de la crueldad femenina y de no entrar en la única talla que la profesional de turno consideró necesario darme. Efectivamente, aún sin respirar era imposible moverse allí dentro.

En vano espere tras la cortina, llamándola educadamente, suplicando su cotizada atención, mientras ella parapetaba su manifiesta indiferencia en la sección de pijamas. Finalmente, indignada y resuelta, decidí servirme yo misma.

Atravesé la tienda en ambos sentidos desplegando todo mi poderío y desparpajo, fue entonces cuando al verme de reojo en un espejo descubrí mi culo enmarcado por el vestido a medio bajar. En mi huída al probador, mientras intentaba desenroscarlo inútilmente, alcancé a ver aquella sonrisa burlona de superioridad y decidí …………..

 

Escribir comentario

Comentarios: 0