EL VALOR DE LA IGNORANCIA

Recogido en la sección "Detrás del Mostrador"

En una época de recortes, asombrados ante astronómicas cifras, cuando en vez de meter mano a instituciones, organismos y personalismos inútiles, a dispendios institucionalizados sabidos por todos y desdeñados por quienes deben ponerles fin, nos centramos en la solución más interesante y útil para un estado, la ignorancia generalizada.

Los recortes en educación parecen el inicio de una nueva etapa pero no dejan de ser un paso más en un largo camino visto e ignorado por todos. La política de acoso y derribo comenzó hace ya tiempo. La falta de estímulos a la hora de adquirir conocimientos, de preparación en aquellos que dirigen su futuro, la masiva sustitución de la lectura por una banal televisión, alienantes videojuegos o la red, han supuesto la sistemática destrucción de la formación académica en este país. Tal vez uno de los ejemplos más llamativos, por la amplia repercusión mediática, es la prostitución de los programas televisivos y de cierto sector de la prensa. La instauración de la grosería, el analfabetismo, la falta de respeto y limitaciones mentales, como valores al alza en el mercado de la comunicación. Esta situación deja sin aliento a muchos con el beneplácito de la mayoría. 

El periodismo y la prensa escrita,  se han visto sacudidas por dos importantes crisis, la económica y la de valores, entre ellos la cultura. Asistimos al ensalzamiento como figuras del periodismo de tristes representantes del grupo anteriormente citado y por otro lado, a la exterminación de todos aquellos profesionales defensores de la inteligencia y la contrastación como herramientas de trabajo. El futuro de nuestros medios de comunicación pasa por los patios de vecinos (no necesariamente al uso) y los refritos hechos a base de notas de prensa confeccionadas por gabinetes de información o publicidad al servicio de sus amos.

Pensar ya no se valora, no interesa, es un obstáculo a la hora de ser manipulados y engañados además de un freno para la mediocridad e ineptitud

Si nos quieren hacer creer que la educación es cara, no tendremos que esperar mucho para comprobar el alto coste de la ignorancia. 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0