CUANDO EL AMOR HABLA ITALIANO

Recogido en la sección "Detrás del mostrador"

Hay historias que salen al encuentro, uno no sabe si fruto de la casualidad o de algún designio, de muy dudosa y cuestionable procedencia.

Esta llega de la bella Italia y cómo no, habla de amor en este idioma. Cuentan que el cantante y compositor italiano Lucio Dalla (1943-2012) recaló en Sorrento al averiarse su barco. Solo encontró disponible para alojarse, un lujoso apartamento en el Grand Hotel Excelsior Vittoria, donde el famoso tenor Enrico Caruso, vivió sus dos últimos meses de vida. Allí estaban intactos libros, fotografías y el piano.

El propietario de un bar del puerto, le contó esta historia a la que más tarde pondría música.

Caruso, enfermo de cáncer, daba lecciones de canto a una joven de la que estaba profundamente enamorado.

Una calurosa noche, a pesar de encontrarse especialmente mal, mandó trasladar el piano a una terraza sobre el puerto para dar la clase. Allí, sobre el mar, cantó una apasionada canción de amor no exenta de profundo sufrimiento, mientras buscaba en los ojos de su amor un futuro inexistente.

Aquella potente y hermosísima voz atrajo a los pescadores de los alrededores que fondearon a los pies de la terraza para ser testigos de excepción de su último concierto.

Esa misma noche el tenor empeoró, muriendo tan solo dos días más tarde. Tenía 48 años y la más bella voz jamás escuchada. 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0