ALBER ELBAZ, DIRECTOR ARTISTICO DE LANVIN

con fotos en la sección ¿Quién es?

Hay personas que conquistan desde el primer momento por su obra, creatividad o forma de ser. Otras, cuando conoces a fondo su trabajo y unas terceras, desconocidas, primero te captan y luego, las descubres. Cuando esa sensación o embrujo es obra de una relevante figura del arte, uno siente la dolorosa ausencia de alguna genialidad. Alber Elbaz, director artístico de Lanvin, con sobrepeso, gafas, sin calcetines y algo atado al cuello, a medias entre fular y corbatilla, conquista con su mirada limpia, amables gestos, sincera sonrisa y convincentes palabras cuando habla del trabajo para el que vive o de las personas merecedores de su cariño y atención. Necesita rodearse de gente talentosa si, pero también buenas personas, merecedoras de confianza Se refiere a las mujeres con respeto atemporal, admiración plástica y temperamental. Cuando explica el proceso de creación, la elección de los materiales, la consecución de las líneas, sus manos son más lentas que los matices de su expresión, que el brillo de sus vitales ojos. Chanel liberó a la mujer, Yves Saint Laurent les dio poder, Lavin, Albert Elzar, quiere darles fuerza. Un don que no se compra, se adquiere. Para el no existen trabajos concluidos, simplemente pasos dados. Cuando una colección sale al mundo, finalizado el show, ve la grabación en casa y empieza a pensar en la próxima. Una vez más inicia el proceso de creación, sigue el camino para el que nació y eligió llegado el momento. De no ser diseñador, sería un sintecho. No hay término medio, sin mediocridades. Todo o nada, pero siempre uno mismo. El éxito es como el perfume, puedes olerlo pero si lo bebes … No le gustan los acontecimientos multitudinarios, ni siquiera las reuniones de varios amigos, prefiere el tu a tu, íntimo, atento, esmerado. Tocar al amigo, mostrarle cariño, aprecio o respeto, cuidar y mimar las relaciones personales, preservarlas de contaminaciones extrañas y externas. Incluso su arte, va dirigido a la mujer como persona. Después de trabajar pensando en la crítica especializada, decidió que su arte no va dirigido a periodistas y profesionales sino a los individuos. Entonces, ellas comenzaron a llevar su ropa. Algo parecido ocurrió con las nuevas tecnologías, ante las indicaciones sobre qué daba mejor imagen en ordenadores y pantallas, decidió que lo realmente importante era el destinatario final. Prefiere las prendas que susurran a las que gritan.

No intervine en el turno de preguntas y desde entonces una ronda insistentemente mi cabeza. ¿Por qué no le pregunté a Alber Elbaz cuando y cómo surge el color?

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    missjeans (lunes, 05 noviembre 2012 14:54)

    I intended to draft you this bit of remark in order to say thank you once again for the pretty guidelines you've documented here. It is quite strangely open-handed of you to present unhampered precisely what a lot of people could have made available as an electronic book to generate some cash for themselves, and in particular now that you could have tried it if you decided. Those good tips likewise served as a good way to recognize that some people have a similar dream the same as my personal own to understand a whole lot more concerning this condition. I am sure there are lots of more fun periods ahead for many who take a look at your website.